Search form

Una conversación con Hernán Henriquez

Hern Henriquez, one of Cuba's animation legends, speaks about his role in Cuban animation history and working side by side with Castro's revolution. L Zagury leads the conversation. Available in English and Spanish.

Cuando conocí a Hernán Henriquez ignoraba la importancia que se escondía detrás de su temperamento cálido y amable. Una importancia que tiene un lugar único dentro de la historia de la animación en Cuba. Este relato a continuación, no solo nos cuenta como comenzó la animación en Cuba con la llegada de la revolución, sino tambien la historia de uno de sus fundadores y mas grandes pioneros. Un hombre que desafió los sueños para convertirlos en realidad. Así fue como Hernán, luego de haber dedicado su vida a la animación en la isla durante 20 años, y de haber alcanzando un gran reconocimiento y popularidad en su país, llegó a los E.U. como un personaje anónimo en un barco de refugiados, trayéndose consigo apenas los recuerdos y un talento digno de admirar.

Hernán Henriquez. Foto cortesía de Léa Zagury.

Los primeros trazos.

Nunca pensé que podría dedicarme a hacer dibujos animados, hasta cuando ví las animaciones de la U.P.A.(United Productions of America). Un día en 1958, ví en una revista un anuncio que decía "Aprenda Dibujos Animados", de un curso por correspondencia de California. El curso no me enseñó nada, pero sí me dió las bases para darme cuenta de que yo me iba a dedicar a eso. Como primer paso empecé a dibujar comics. Luego fuí a una agencia de publicidad a buscar trabajo, pero me dijeron que no podía dedicarme a trabajar en dibujos animados porque eso en Cuba no existía, y mucho menos vivir de las tiras cómicas. Yo no les hice caso y decidí que sí iba trabajar en dibujos animados. La creación del ICAIC - Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. Fidel Castro toma el poder del gobierno en enero de 1959, e implanta con el decorrer de los años el sistema comunista en Cuba. Tres meses después es creado el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos - ICAIC. El cine pasa a ser muy importante, un vehículo fundamental, porque maneja las masas desde el punto de vista intelectual. En Cuba ya había una tradición cinematográfica, gente con experiencia, pero lo que se pretendía era crear una industria cinematográfica cubana. El primer trabajo. En junio de 1959, estando un día en la clase de la escuela, la profesora pasó por mi lado y vió que yo hacía un dibujo. Le gustó mucho y me sugirió que fuera a una agencia de publicidad donde ella tambien trabajaba. Al día siguiente yo fuí y me dijeron que ahi no había trabajo para mí, pero que había otra agencia de publicidad que estaba haciendo dibujos animados y que allá yo tendría seguramente una oportunidad. Cuando llegué a la agencia publicitaria Siboney, les presenté mi trabajo y les dije que estaba interesado en trabajar gratis, pues lo que realmente quería era aprender. El presidente de la agencia me miró un poco extrañado y me dijo: "Mira, tráeme esta botella llena de café. Hay una cafetería en la esquina". Yo fuí corriendo y le traje la botella llena de café. Entonces, el me mostró el departamento, que era una cosa chiquitita, y allí fue donde conocí a Jesús de Armas y a Eduardo Muñoz que eran dibujantes y animadores. Mi trabajo entonces fue hacer líneas y rellenos en los celuloides. Al més, la Publicitária Siboney tenía mucho trabajo de animación, y me dieron entonces unas animaciones que las hice en tres días. Todos se quedaron sorprendidos con la calidad de mi trabajo que se comparaba al de los otros animadores.

Ejemplos de los Gugulandia de Hernán. Arte derechos reservados © Hernán Henriquez.

La idea de crear un departamiento de dibujos animados en el ICAIC.

Mi trabajo de animación fue tan bueno que Jesús de Armas y Eduardo Muñoz me propusieron si yo queria unirme a ellos para integrarme al grupo que iba a crear el departamento de dibujos animados del ICAIC. Me dijeron que tenían un proyecto para mí, y que era algo secreto: una película animada de 3 minutos llamada "La Prensa Seria"; la cual iba a ser el piloto que se le iba a mostrar a Alfredo Guevara, presidente del ICAIC , para ver si el apoyaba la idea de crear un departamento de dibujos animados en esa institución. O sea, todavía trabajábamos en Siboney, y si se enteraban que estabamos haciendo este trabajo a escondidas para presentarlo al ICAIC nos botaban.

Al principio me sonaba raro, ¿Qué cosa era el ICAIC? Vinieron a verme a mi casa por la noche con mucho misterio y me llevaron a una casa que ellos tenían arrendada en el Vedado donde sería el estudio. Cuando entré ahí, estaba llena de papeles sucios; el lugar era un cáos. Aquello me pareció una cosa irracional, pero el instinto que uno tiene a veces, me hizo ver que éste era el camino correto. El piloto "La Prensa Seria". Un error de suerte. Cuando estábamos haciendo la animación de "La Prensa Seria", Santiago Alvarez, que después fue el director del noticiero, era quien nos atendía directamente. Nos dijo que Fidel Castro quería ver "La Prensa Seria" inmediátamente. Tuvimos que trabajar 48 horas seguidas para terminar la animación, el color y la filmación. La película iba a ser procesada en México, pues en Cuba todavía no había un laboratorio de 35mm a color. En Cuba, la prensa estaba todavía en manos del antiguo régimen, y el goberno tenía gente dentro de los periódicos que le ponía coletillas a las noticias, o sea había como una guerra adentro de la prensa. Esta animación era para apoyar la lucha del gobierno dentro de la prensa, por eso se llama "La Prensa Seria". El personaje era un individuo apático que no creía en la revolución, y al final cree en ella. Durante la filmación, el camarógrafo cometió un error al hacer un paneo de un personaje que estaba caminando. En vez de mover el fondo en dirección contraria a la del personaje, lo movió en el mismo sentido, o sea, cuando tu lo veias daba la sensación de que caminaba para atrás, como camina Michael Jackson. El día en que la película vino de México, estábamos en la sala de proyección del ICAIC con Alfredo Guevara, y cuando yo vi la escena del personaje con el fondo al revéz, me quedé frio. ¡Imagina que en nuestra primera prueba hay un error! Miro con gran preocupación a Alfredo Guevara, y él nos mira con incredulidad y nos dice: ¡Qué genialidad! Este hombre está caminando contra la corriente!". A partir de este momento yo me creé un método de trabajo, y era que yo no creía en defectos, y todos los defectos siempre los convertiría en efectos. Surgió Dibujos Animados ICAIC. Dibujos Animados ICAIC comenzó práticamente en diciembre del 59. Jesús de Armas era el director, Eduardo Muñoz el diseñista, yo el animador, y Pepe Reyes nuestro ayudante, quien actualmente es el único del grupo que está trabajando en el ICAIC como animador. Nosotros cuatro hicimos la primera película en el ICAIC: "El Maná"(1960), que trataba sobre la reforma agraria y tenía un estilo U.P.A., era en colores, y la animación era muy sencilla. El gobierno decide invertir en Dibujos Animados. Al principio el ICAIC decidió hacer los estúdios de animación (Estudios Cubanacán) en uno de los barrios afuera de la Habana. El edificio tenía el piso de mármol, lleno de lujos con una belleza arquitectónica tremenda y con jardines alrededor. Era una cosa preciosa. Ahí llevaban a diplomáticos y turistas para que vieran como se hacían los dibujos animados en Cuba; y cuando directores y animadores de otros paises socialistas nos visitaban se quedaban con la boca abierta. El mejor equipo. Alfredo Guevara nos perguntó qué necesitabamos para hacer dibujos animados, y le respondimos que un equipo de animación Oxberry. El ICAIC contactó al dueño de la fábrica Oxberry aquí en los Estados Unidos, y el hombre voló a Cuba y negoció con nosotros el mejor y más moderno equipo que había en el mundo para hacer animación. Luego de montado el equipo, el gobierno cubano contrató un técnico checo para enseñarnos a como operar el aparato. Con el equipo viejo yo hacía mil inventos, pero en la Oxberry me daba cuenta de que todo estaba concebido. Entonces yo comencé a idear cosas que la Oxberry no hacía, como por ejemplo hacer trucos fuera de foco, pues ese aparato tenía foco automático. Así fue como creé una quilla de madera con la cual modificaba el foco de la cámara. Yo me sentaba en una silla y me pasaba casi dos horas mirando la Oxberry de arriba a abajo, tratando de adivinar como podía hacer cosas distintas con ella. Eso a mí me encantaba...

De nuevo en la Habana.

Pienso que la mejor época que nosotros tuvimos fueron estos 8 años en Cubanacán. Pero llegó el momento, en que estar en esta pecera de lujo maravilloso ya nos hastiaba, tambien era lejos y solo existía el autobús del ICAIC. Nos sentiamos como si estuviéramos presos, y por eso planteamos que nos queríamos ir de ahí. Entonces convencimos a la dirección del ICAIC que eso iba en contra de los intereses de las películas, porque la gente no estaba queriendo ir más a trabajar. Así nos fuímos para la ciudad, a la calle 12 y 23, en el Vedado. Estábamos en la civilización, donde veíamos pasar los carros, había cafeterias, etc...

¿Había censura por parte del gobierno en relación a los temas y a las historias de las películas?

Yo escribía la idea, la cual era supervisada por Santiago Alvarez. El quería que todo estuviera de acuerdo con los principios de la revolución planteada en aquel momento. Estos principios cambiaban de acuerdo con la época. Ellos nunca se metieron en el estilo, la forma, o en como hacer las artes, eso era completamente libre. Lo único que no estaba permitido era poner algo que iba en contra de los intereses de la política del pais. Entonces las historias que nosotros hacíamos eran siempre historias que eran positivas para el ser humano, eran historias de esperanza. ¿A qué público eran dirigidas estas animaciones? Fueron varios períodos. Durante el comienzo de los 60's, los dibujos animados eran para adultos, después se trabajó para presentar las películas en festivales internacionales, y en otra época se trabajó pensando en hacer didácticos. A partir del año 70 se decidió trabajar para niños. ¿Por qué no se hacían animaciones para niños en estos primeros diez años? Por lo siguiente, Dibujos Animados no comienza como una obra para satisfacer una necesidad de la infancia. Dibujos Animados en el ICAIC era una cara que el gobierno de Cuba quería presentar al extranjero. O sea, ¿Cómo es posible que en un pais como Cuba, donde se está haciendo una revolución, exista gente que haga dibujos animados? ¡Si esto es una especialidad propia de paises desarrollados! ¿Dónde se mostraban las películas animadas del ICAIC? El noticiero era lo fundamental del ICAIC en los primeros diez años, y era presentado en el cine antes de los largometrajes. Era la forma como Fidel Castro mostraba su cara al pueblo. En Cuba no todo el mundo tenía televisión, pero todo el mundo iba al cine. Por eso el noticiero ICAIC era un aparato para Castro y para su politica, ya que la comunicación directa con el pueblo era el cine. Sin embargo, los dibujos animados fueron como una gotica de oro. Eran cortos de 10 minutos que acompañaban a las películas y al noticiero. Encuentro con McLaren Durante la época en que enviamos muchas películas de dibujos animados a festivales afuera del pais, muchos extranjeros vinieron a vernos. Un día por la tarde estaba yo sentado en mi mesa de trabajo haciendo animación, y se para al lado mio un señor alto vestido de negro, de cabellos blancos y cara muy rosada. Entonces yo le pergunto "¿Qué desea?", y me dice que él es Norman McLaren, y que había venido directamente de Canadá solo para vernos. Pasamos tres días con él, y le mostramos todas las películas que hicimos. La que más le gustó fue "El Maná". McLaren era un individuo que simpatizaba con el socialismo, y quería ayudar a los paises pobres y subdesarrollados a que tuvieran un trabajo de animación. Las películas. Yo estuve trabajando en el ICAIC por 20 años. La meta que yo tenía era realizar 5 producciones al año. Algunos de mis trabajos fueron: "Niños", "Oro Rojo", "Tea la Jicotea", "El Alquimi", "Osaín", "La Historia del Fuego", "El Sol es de Todos", "Claudio", "El Burrito Juguetón". La mejor de todas fue "Osaín"; increiblemente fue mi primera película como director después de haber trabajado cuatro años como animador. Yo me había encontrado con un escritor que le gustaba mucho lo afro-cubano. El me dió un libro de cuentos de los negros afro-cubanos y me dijo que tenía una idea para hacer una animación sobre la bella historia de Osaín; a mi me interesó. Osaín es uno de los dioses africanos, amo de la naturaleza; y es representado por un niño que solamente tiene un pié, un brazo y un ojo, porque un rayo lo partió por la mitad. Me metí a estudíar el tema. Fuí a ver como era la pintura rupestre de los africanos, empecé a buscar en libros, fotos, y en general cosas de la pintura primitiva. Decidí usar el fondo negro y la pintura en color, muy al estilo del pintor cubano Wilfredo Lam. También trabajé con el dibujante Tulio Rais, que a mi modo de ver es uno de los mejores que ha habido en Cuba, y el resultado fue una cosa sumamente exquisita. Como yo tambien era el animador de la película, fuí a estudíar los conjuntos de folklor afro-cubano y ver como estos bailaban al ritmo de los tambores. Me enseñaron los pasos y las canciones. Todo lo sentí adentro de mí. ¡Imagínate si eso no iba a tener una gran calidad! Entonces, con la Oxberry hice experimentos con disolvencias, creando imágenes bellas. Tambien decidí hacer la película en lengua yoruba con subtítulos en español. Llamé a un individuo especialista en estudios afro-cubanos, y él me buscó la gente en Cuba que hablaba yoruba para que hicieran los diálogos.

¿Cuál era la historia de Osaín? Osaín era un niño muy contento que vivía en el monte. Un día vió un coco que brillaba, y sorprendido fue a preguntarle al papá por qué el coco brillaba. El padre no le creyó, pero le dijo que le iba a preguntar al brujo Urula. Luego de consultar con el brujo el padre regresó y le respondió a Osaín: "el brujo dice que los cocos no brillan". Osaín entonces se murió de tristeza porque su padre no le creía; y así cuando lo estaban enterrando, los cocuyos que estaban dentro del coco salieron volando y se llevaron a Osaín para el cielo. Es una historia simple pero muy llena de ternura y de una belleza tremenda. Después de Osaín mi esposa tuvo hijos gemelos, y decían que era un regalo de los dioses. "Osaín" - suceso internacional. "Osaín" era la película más solicitada del ICAIC en el extranjero. Las cinematecas de Brasil y de todos los paises africanos la exhibieron. "Gugulandia", un éxito en Cuba. En 1964 creé la tira cómica "Gugulandia", una página a color que saldría en los principales periódicos y revistas del país hasta 1980. Fue lo más importante que yo hice en Cuba y tuvo un impacto muy profundo. El personaje de la tira, parte del principio de la creación del universo. Cuando el hombre habla por primera vez dice "Gu". En total fueron siete los personajes, los cuales se comportaban como si fuera en la edad de las cavernas. Curiosamente, jamás fue rechazada alguna de estas tiras cómicas , porque el gobierno nunca pudo decir que yo había hecho algo que iba en contra de los intereses de la revolución. Lo que yo hacía era tan en pro del hombre y de la sociedad, que no había forma de decir nunca que "Gugulandia" podía ser algo negativo.

¿Qué rumbo tomó "Gugulandia"?

En 1966 la serie fue llevada a la pantalla grande, manteniéndose durante varios años en cartelera. "Gugulandia" llegó a impactar tanto, que en el año 76 me llamaron del Comité Central, el tope del gobierno, para que yo hiciera una exposición en el Pavellón Cuba, que todavía es el más importante del país. Exhibir un trabajo allá era una de las cosas más importantes que uno podía alcanzar en Cuba. El Ministerio de Trabajo quería hacer algo con el tema "El Trabajo Hizo al Hombre", pero no sabía como abordarlo, y a alguien se le ocurrió que através de "Gugulandia" se podía hacer algo. Entonces me llamaron, y les hice veinticinco historietas que se reproducirían a una altura de 11 metros cada una. En tres meses la exposición fue visitada por 150 mil personas. Fue un éxito extraordinario. Se inauguró el 1º de enero de 1977, como la principal actividad para festejar el triunfo de la revolución. Un sueno deshecho, la hora de partir. En principio, nosotros en Dibujos Animados tuvimos un privilegio enorme. Hay que reconocerlo, a un joven que le digan, tú tienes trabajo aquí para toda la vida, tienes el mejor equipo del mundo, y el edificio más lindo hecho para tí. ¿Eso no es el paraiso? Pero de repente surgen los problemas económicos, llega la crisis, y uno se comienza a cuestionar de qué vale ese privilegio, si la vida personal que yo tengo que vivir cada vez esta poniéndose peor. El valor del privilegio entonces se pierde. Yo tenía un trabajo bello, de prestigio. Pero en cuanto a mi vida privada, yo no tenía forma de desarrollarla. Cada vez iba teniendo menos. Mi casa iba envejeciéndose, y no tenía forma de repararla. Y cada vez tenía menos ropa, cada vez menos zapatos, los alimentos en el pais comienzan a escasear, cada vez tenía menos, menos y menos. El pais comienza a deteriorarse en todos los aspectos. Entonces llega el día en que uno piensa que su trabajo no tiene más importancia y uno comienza a perder el respeto y el deseo por él. Se pierde el interés en la vida. Ese és el problema del sistema comunista, que la gente que trabaja pierde el estímulo frente a las cosas. Por eso me fuí del pais. ¿Cómo usted salió de Cuba? No me dejaban salir bajo ningún concepto. Siempre tuvieron miedo que yo fuera un candidato a irme del pais y a quedarme afuera. Yo tuve invitaciones del Festival de Annecy para presentar mis películas, pero en Cuba me decían que no había presupuesto, y yo sabía que eso no era cierto. La llegada a los Estados Unidos. En 1980, la industria de dibujos animados en los Estados Unidos había entrado en una crisis tremenda. Los estudios estaban en huelga y no había trabajo para nadie. Durante muchos años hay un agujero enorme y muchos animadores tuvieron que dedicarse a otras cosas.

Yo tenía en mis manos unas "Gugulandia" que yo había hecho cuando llegué. Asi fue como conseguí varios trabajos como ilustrador y escritor en los Estados Unidos. Después vine a California con mis páginas de "Gugulandia". Busqué trabajo de animador en un estudio y me pidieron que les enseñase mi portafolio de animación, pero yo no tenía nada que mostrarles porque todo se había quedado en Cuba, de donde salí solamente con la ropa que tenía puesta. Me dijeron que muchos venían con ese mismo tipo de disculpas. Entonce yo les hice una pequeña muestra de animación en el papel pero cuando me llamaron para trabajar, era muy tarde porque yo ya estaba en Miami.

Gugulandia actuaimente se encuentra en desarrollo para una serie de dibujos animados de los estudios de animación de RAMM Productions Animation Studios (Miami/Mexico).

"Gugulandia" publicada en Miami.

En Miami había muchos cubanos que ya conocían "Gugulandia", y esto dió pie para que una publicación llamada Zig-Zag se interesara en publicar la tira cómica. Querían que "Gugulandia" más o menos reflejara los problemas del comunismo en Cuba. Yo hice unos trabajos excelentes desde el punto de vista de la temática, pero me sentí un poco utilizado y yo ya no queria hacer mas ningún tipo de propaganda para nadie. Lo interesante es que con "Gugulandia" yo siempre descubro cosas. Cuando estoy haciendo las tiras, mi cerebro está trabajando, yo le busco explicaciones a las cosas de la vida, a los problemas de la sociedad y descubro cosas de la conducta del ser humano. Un día me llamaron del Miami Herald, pues querían publicar "Gugulandia" en español. Las tiras cómicas fueron publicadas díariamente durante diez años. Entonces me torné muy conocido en la Florida. ¿"Gugulandia", una serie para TV? Hay personas que conocen "Gugulandia" y me dicen que estaría bien en la televisión. Pero hasta el momento no hé dado el paso para hacerlo. Mi vida ahora está muy próspera, y no me siento motivado para buscar más. Klasky-Csupo, una nueva etapa. Me llamaron un día del estudio Klasky-Csupo y me vine aquí a California a trabajar como "timer". Yo aquí estoy muy contento. ¿Cómo vé la animación actualmente en los E.U.? Aquí muchos trabajos son formulados, hay poca oportunidad para la creatividad, pues todo está en función del mercado. En Cuba me pagaban un salario, no tenía que pagar arriendo por la casa, no había que pagar médico, no había que pagar escuela. Uno no trabajaba por dinero, uno trabajaba por una posición dentro de la sociedad, entonces si el dinero no es tan importante, uno hace todas las ideas que uno quiere. Pero aquí uno tiene que pagar el inmueble, el carro, el seguro del carro, el seguro del médico. Usted tiene que pagar todo, y sin dinero no dá para vivir. Uno se vuelve esclavo de la economía de consumo, y tiene que buscar dinero para pagar el consumo, entonces la creatividade se vá. Es más dificil tener creatividad así. Léa Zagury es una animadora independiente. Ella también es co-directora y co-fundadora de Anima Mundi, el Festival Internacional de Animación de Brasil, creado en 1993.

randomness